WordPress database error: [Expression #1 of ORDER BY clause is not in GROUP BY clause and contains nonaggregated column 'jdz_blog.wp_posts.post_date' which is not functionally dependent on columns in GROUP BY clause; this is incompatible with sql_mode=only_full_group_by]
SELECT max(post_date) FROM wp_posts WHERE (1=1) AND YEAR(post_date)='2006' AND MONTH(post_date)='5' AND post_date_gmt <= '2019-11-13 20:50:59' AND (post_status = "publish") AND post_status != "attachment" GROUP BY year(post_date), month(post_date), dayofmonth(post_date) ORDER BY post_date DESC LIMIT 0,1

WordPress database error: [Expression #1 of ORDER BY clause is not in GROUP BY clause and contains nonaggregated column 'jdz_blog.wp_posts.post_date' which is not functionally dependent on columns in GROUP BY clause; this is incompatible with sql_mode=only_full_group_by]
SELECT min(post_date) FROM wp_posts WHERE (1=1) AND YEAR(post_date)='2006' AND MONTH(post_date)='5' AND post_date_gmt <= '2019-11-13 20:50:59' AND (post_status = "publish") AND post_status != "attachment" GROUP BY year(post_date), month(post_date), dayofmonth(post_date) ORDER BY post_date DESC LIMIT 6,1

juglar del zipa » 2006 » May

Archivo de May de 2006

Alternativas

Monday, 29 de May de 2006

Por ejemplo, en vez de mandar rosas de Don Eloy o chocolates de Sampaka, haber pensado en hacer algo así:


La cara positiva

Sunday, 28 de May de 2006

Lo importante es que se sumó: ahora si en Colombia matan 2.300 o dos millones y pico de simpatizantes o militantes de un partido de izquierda entonces sí lo van a llamar magnicidio.

Eficiencia

Sunday, 28 de May de 2006

El equipo de juglar del zipa felicita a los encuestadores por resultados tan iguales a los conteos. El equipo de juglar del zipa felicita a la Registraduría Nacional de Colombia por su sorprendente eficiencia y rapidez y se disculpa con su público si el link no funciona.

Y solo una pregunta: ¿en 2010 quién será el sucesor de Uribe? ¿Otra vez él? Sí, excelente opción.

Y a todos les recomiendo una película. No es buena, es verdad, entretiene, sí, tal vez por eso la gente se reía, se emocionaba y se divertía tanto en el cine y salía diciendo que tan filosófica la película, que tan difícil de entender. En fin, se llama V de Venganza pero yo la llamo Apocalipsis ahora. (Click aquí para saber qué es realmente apocalipsis.)

¡Pulseritas de los uribitos para todos!

Comienzan las desgracias

Friday, 26 de May de 2006

¡Ay no! Ahora solo falta que a Shakira le dé laringitis o que la maten unos skins en Potsdam.

Concientizol

Thursday, 25 de May de 2006

Una dulcísima hermana en Clío me invitó a que planificáramos con estas píldoras. Buenísimas.

Cualquier pregunta se la hacen al laboratorio que distribuye el producto.

Cinismoportunismo

Tuesday, 23 de May de 2006

El domingo hubo un panel en Caracol con los candidatos y Uribe no salió porque, según palabras de Fabio Echeverry, no había prometido nada. ¡Ja! Primera vez que no premete algo.

Ahora resulta que no, que la culpa fue de él, que qué pena, que esta noche sí responderé al aire sus interesantes y pertinentes preguntas, señores periodistas, aunque ya haya pasado el cierre de campaña. Claro, es que estaba evitando esas molestas confrontaciones con los otros candidatos, esas que ni siquiera ha tenido aún, esas en las que lo único que hacen es putiarlo, citico.

¿Y qué va a pasar? Obviamente va a salir el enano maravilla por televisión a hacer campaña cuando no debe, a dejar de responder preguntas, a irse por las curvas, a echar unas cuantas pullas sin decir para quién van porque los espectadores somos muy inteligentes. Nunca es tarde para arrepentirse, que dios es misericordioso. ¡Adelante, enano!

Mejor oír la entrevista que le hicieron ayer a Mockus. Lamentablemente para él, muy tarde para ponerse a decir cosas concretas, rápido y sin rascarse las axilas, como nos tocó ver cuando lo entrevistamos en equinoXio.

Además: ¡Ja! Igual de cínico El Tiempo con sus columnas oportunas sobre el tema del plagio, aquel flagelo.

Sospechosos de siempre

Sunday, 21 de May de 2006

Estaba hace un rato en la Plaza de Bolívar para ver el cierre de campaña del candidato oficial de este chuzo, tomar unas foticos para que los medios serios tuvieran qué plagiar y, claro, disfrutar con la «buena» música de Dr. Krápula y Aterciopelados, colofón que se merece esta magnífica campaña. Justo antes de entrar alguien metió su mano a uno de los bolsillos de mi pantalón socialbacano otavaleño y me robó el celular.

«Manejamos» dos hipótesis:

  • Con toda seguridad fue algún bandido narcoguerrillero de las FARC como todos los que estábamos ahí.
  • Las arraigadas contradicciones de la sociedad colombiana, que favorecen un sistema injusto, han obligado a más de uno a robar para subsistir. Espero que el celular les dé de comer a al menos unas cien familias.
  • Además:

  • Claro, la campaña de Gaviria y todo eso es un complot mediático. Cómo se nos había podido pasar. Por fortuna nuestro vicepresidente sabe decir las cosas de frente y evita los anzuelos que los malvados periodistas le quieren hacer morder.
  • Interesante la columna del quemado Álvaro Forero en semana.com. Hay una gran diferencia entre Semana impresa y semana.com: mientras la primera responde 100% al plan de relaciones públicas de Felipe López y Alejandro Santos, la segunda está en manos de una periodista bastante seria como es Juanita León, quien por fin ha logrado sacar a la edición de internet del letargo de reproducir lo que estaba impreso y aprovechar el infinito espacio que permite el html y derivados. Cosas como el comentario de un lector de nombre Mefisto que nos dice que Francisco Santos concedió una entrevista sobre legalizar la droga en algún ameno coffeeshop de la hermosa ciudad de Ámsterdam, capital de la República de Holanda. Como todos bien sabemos, en la República de Holanda en los cofeeshops la última vez que se consumió café fue cuando de verdad eran república.
  • Bu

    Monday, 15 de May de 2006

    —Tengo frío.
    —Sí. Vea: los fantasmas vienen y lo visitan pero usted se acostumbra a no saber que están ahí, ni siquiera si quiere que existan. Siempre le dicen que alguien lo está cuidando o viendo y eso. Y pues es verdad. Vea: no más póngales cuidado, invítelos a hablar y ellos vienen, incluso con más miedo que el que pueda estar sintiendo usted. Y con el tiempo también se vuelve fantasma, si no es que siempre lo ha sido.
    —Ah, sí. Como en Los otros.
    —Eso. O sea, los fantasmas no existen.

    ¡Huy no!

    Monday, 15 de May de 2006

    Es decepcionante que de principio a fin la campaña de Carlos Gaviria haya sido de pésima calidad a pesar de que con toda —todísima— seguridad más de un publicista, diseñador, realizador, fotógrafo o lo que sea de este medio de la imagen haya ofrecido su trabajo, sus ideas, gratis a favor de una campaña impactante, reveladora y diferente, como se esperaba de alguien que ha hablado de mostrar un país real. Pero no.

    Al comienzo, antes de la consulta, vimos unas propagandas aún más patéticas que la de Dolorán, productos que así no más habrían podido hacerse en Power Point, con una lúgubre narración, recortes de prensa que volaban y, como toque final, la fotico de Gaviria sonriente moviéndose como un balín en arequipe de un lado a otro de la pantalla. Y claro, eran tiempos de la consulta y había que ir barato. Todo bien.

    Pero después salen con las cuñas de radio en las que nos dicen que hay que votar por Gaviria porque «con es barba y ese pelo blanco se nota que es un bacán», porque «un columnista de El Tiempo» dice que Gaviria va a ser «el gallo tapao de las elecciones» o porque a alguien le dio por hacer la coquetísima afirmación de que Patricia Lara es «la Bachelet colombiana». Qué vergüenza daba oír esas babosadas, pensar que con eso estaban hablando de algo en lo que uno creía.

    La tapa fue la campaña del «yo no pedí». Comenzó bien, creo, impactante y dramática, pero quejumbrosa y jarta, como poco a poco se ha vuelto el discurso de Gaviria, muy a mi pesar. Las afirmaciones que se sucedían con una cortinilla que se desvanecía me hicieron pensar que algo mejor estaba por venir. Pero no.

    Parece que para el broche de oro de esta campaña apelaron al mismo locutor —estoy convencido— de las cuñas de desprestigio de la guerrilla, esas en que un man que con voz de gomelo relajado y bacán dice «venga, hermana, páseme a mis viejos». La hermana le dice que los mataron en una toma y el gomelo guerrillero dice «¡a mis viejos nooooo! ¡Mis viejos nooooo!». (También estoy seguro de que es el mismo man de una cuña de alarmas en los que el parlamento era «¿se robaron los papeles, los computadores? ¿Se robaron todo? ¡Noooo!») Esta vez el señor locutor dice «¡Huy no!» y ya.

    Después lo clásico: sale Gaviria diciendo una vaina incomprensible en la primera oída, que en el fondo resulta siendo una denuncia de la falta de redistribución y que tiene de colofón el eslogan más pendejo —y al mismo tiempo incomprensible— que haya podido oír: «somos mucho más que dos». Carlos Gaviria ha dicho que necesita a Borges, que se reinventa cada vez que lee a Borges, pero no, hay que usar una frase del poeta que ha marcado mil y un generaciones de enamorados, de adolescentes corazones, Mario Benedetti. «Somos mucho más que dos». ¿O sea? Pero ojo, porque ahora viene el corifeo de voces comerciales y lo canta: «¡Somos mucho más que doooooooooos!»

    Nada va a ser tan patético como la campaña del partido «del gorro» —para Mockus el algo que me ponga en la cabeza se convierte inmediatamente en gorro—, pero esta de Gaviria, como digo, es decepcionante. Y mucho más si se sabe que la innovación gráfica, el impacto visual y formal lo está logrando el gran líder —o su campaña— apelando a una variedad increíble de carteles, colores y un eslogan culo pero certero que no hace falta traer a colación. Incluso los videos libretiados en los que una desplazada dice que está en la inmunda pero le agradece al gran líder «todo lo que han hecho por ellos» hacen pensar que le metieron más enjundia —y no necesariamente plata— al asunto.

    Al margen:

    El elefante denuncia que un artículo de la revista más frívola y graciosa de Colombia es muy seguramente un plagio de Wikipedia. ¡Sigan así! Los medios plagiando y… nosotros de rumba.

    Al sitio de internet más genial de los últimos tiempos lo cogieron entre ojos el par de idiotas de Casale y Morroco que para joder la vida han decidido usar su tan bien ganada hora de radio para «denunciar» la obra tan «destructiva» del Bestiario del balón. Tan idiotas son que hasta les echan la culpa de que Colombia haya dejado de clasificar a los últimos dos mundiales. Pero todo bien porque ya descubrieron que el dueño del sitio es el cara’e media pecueca arribista y trepador del Tulio Triviño, remedo de pseudo-periodista. Sigan así y verán que un día la blogosfera sí va a ser un medio serio, legítimo, independiente y con capacidad trasformadora.

    Domingo de mayo

    Sunday, 14 de May de 2006

    Feliz día sin madre.

    ¡Nos plagian!

    Friday, 12 de May de 2006

    En estos tiempos en que el Espíritu Santo anda por todas partes, en que la gente es auténtica o sencillamente la creatividad de los grandes medios está constantemente a prueba, resulta que navegando por el blog de Felipe Zuleta —columnista de El Espectador, que tiene vínculo en esta página— me encontré con esta original idea. En resumen, el man publicó unos letreros hechos con las letras del partido de la U —conocido en este blog como partido panafricano— con palabras insultantes y jartas para el régimen del gran líder. ¡Buenísima idea! ¡Bien hecho Felipe! ¿Qué vas a hacer después? ¿Mandarlos imprimir, ponerlos en la calle y dárselos a la gente? En Carteles Olympia de la carrera cuarta, en el centro, ya tienen las planchas hechas y te sale más barato.

    Por cierto, la idea original no es ni siquiera mía sino del General Belgrano y la inmensa mayoría de las ideas de las palabras son de algunos de ustedes, lectores de esta página; ah, sí, Felipe también «plagió» la idea de que los lectores participaran. ¿Se las va a robar después también? ¿El man sabe usar Corel? ¿Sabe qué es Corel? En fin, gracias a Julián por la sapeada.

    Adenda: Finalmente puso el crédito el sábado por la mañana.

    El Tiempo roba

    Wednesday, 10 de May de 2006

    Hace poco hicieron un programa especial en Radio City, de CityTV, sobre esa cosa tan interesante y novedosa que es el fenómeno de los blogs. Aparecieron el laureado Gatocpardo y Juan Carlos Flórez, uno de esos opinadores a los que El Tiempo, generosamente, les regaló un blog en sus páginas. Dijeron todos los clichés del caso, que la reportería ciudadana, que ojalá todo el territorio nacional tuviera internet inalámbrico para que en menos de un segundo el bloguero-ciudadano de a pie trasmitiera al mundo su visión de la realidad permitiendo perspectivas de un mismo hecho, etc.

    Ese mismo periódico tan amigo de la verdad, de la ética del periodismo y que aparentemente tanto promueve —y hasta quiere imponer— el súper periodismo independiente de los blogueros, se robó una foto de un blog para ilustrar un artículo propio. Una cosa es que la publique sin más, otra que la publique y diga de dónde la sacó. Pero no: El Tiempo se la robó: en el pie de foto dice que tiene copyright.

    ¿Se habrán puesto en contacto con el autor de la foto, con el ciudadano de a pie que «armado con su cámara digital» —lugar común de Guillermo Franco y el resto de los trendies blogueros de El Tiempo— captó el momento en que Uribe era rodeado por estudiantes de la Javeriana que lo madreaban? ¿Le habrán pagado un buen billete porque gracias a tan valiente acción del bloguero independiente pudieron ilustrar su articulito zalamero? Sé, por fuente directa, que no fue así. Pero imagino que no podrán revirar, teniendo en cuenta que además es un blog anónimo.

    ¿Qué opina y qué sabe Carolina Botero al respecto?

    P.D. En el mismo programa de CityTV, el señor Flórez hablaba de un proyecto que se iba a llamar Blogotá. ¿Robo? Lo dudo, a pesar de mi estimado Sentido Común. Más bien otro episodio, este sí real, de cuando los pajaritos vuelan de rama en rama.

    Adenda 1: Ya pusieron «archivo particular», pero sigue el copyright.

    Adenda 2: Sigue el copyright pero pusieron por fin la dirección del blog. Obviamente quedo «Deja tu huella.blogspot.com». Curioso porque es la gente de los «nuevos medios», que deberían saber que así no son las direcciones.

    Spam

    Monday, 8 de May de 2006

    Este es el tipo de correos electrónicos que llegan cuando uno está en la lista de la Oficina de Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia:

    De: PRENSA [mailto:prensa@minrelext.gov.co]
    Enviado el: lunes, 08 de mayo de 2006 15:31
    Para: ACCION SOCIAL
    Asunto: MRE. Informe de Prensa sobre Vuelta Ciclística El Salvador
    Apreciados colegas:
    Por considerar de interés público el triunfo obtenido por el colombiano Gregorio Ladino, del equipo Colombia es Pasión, quien obtuvo el título de campeón de la XXV Vuelta Ciclista Masculina a El Salvador, nos permitimos reenviar la noticia publicada por el diario La Prensa de ese país.

    EQNX Media Corp.

    Monday, 8 de May de 2006

    48 días después, más bien cerca del solsticio, vuelve el EquinoXio para quedarse.

    Opinión

    Saturday, 6 de May de 2006

    Los elefantes
    y los camellos
    le sientan bien.
    ¿Quién es?

    Unos, otros

    Friday, 5 de May de 2006

    Ni Jaime Ruiz habría podido definir mejor el miedo del antaño ochenta —hoy setenta— por ciento del país como lo hizo hoy nuestro gran líder. Tan calculadas frases en boca de tan importante personaje deberían servirle a más de uno para abrir los ojos, para salir de la caverna, para trepar el árbol más alto de la selva y darse cuenta de que sencillamente este man está hablando mucha mierda con su patadas de ahogado. Pero ya lo dice sabiamente el chiste, que colombiano que sea buena gente e inteligente no puede ser uribista. Y abrir los ojos, salir de cavernas y trepar árboles son todos actos sumamente inteligentes.

    Teman, con todo, porque el líder dijo también que lo que crea polarización no es llamar a alguien o a algunos comunistas travestis —sí, los fantasmas dan miedo, mucho miedo—, fascistas paracos o abstencionistas pecuecudos sino tener ciertos profesores. O sencillamente meternos con gente crítica o cansona en las universidades, en cualquier chuzo. O usar el micrófono para decir dos o tres babosadas. O cosas muy serias con numeritos y vainas.

    En cambio lo que no polariza es amenazar con que la disensión es polarización. O callar a la gente que estorba el agradable arrullo de los aplausos subiendo un poquito la voz. O pegándole un balazo. Sin olvidar que hay que dejar de preguntar el nombre porque tal vez crean que podría terminar muerto, cuando basta con averiguar decentemente quién le ha llenado el cerebro de mierda para fulminarlo.

    Ben on Bogotá o los enigmas de la cultura

    Friday, 5 de May de 2006

    Desde el martes, Ben se queda en el apartamento. Tiene sesenta años, es de Brooklyn y quiere quedarse a vivir aquí. Dice lo siguiente:

  • No entiende por qué no hay lavanderías de moneditas o en los bajos de los edificios. Es más: no entiende cómo se puede vivir en un lugar así. Se divirtió, se lo concedo, al conocer el servicio de lavadora que llevan a la casa en moto.
  • No entiende por qué no hay calefacción en las casas.
  • No entiende por qué la gente no compra libros en inglés ni de segunda.
  • No entiende por qué los carros aceleran cuando uno va a pasar la calle y lo mismo se pregunta de la gente en los andenes.
  • No entiende por qué la gente anda sin sombrilla y sin botas pantaneras si llueve tanto.
  • Le sorprende que vendan bagels. Le pareció que eso hacía de Bogotá un lugar «civilizado».
  • Afirma que Bogotá es como Nueva York en los sesenta. Le dije que eso a muchos, incluyéndome, les parecería un elogio. Él respondió que claro, porque ahora Nueva York es muy feo. También dijo que Bogotá, por el clima, se parecía a Seattle y me preguntó si sabía dónde quedaba.
  • Me estoy aburriendo de pasar el rato con un niño de seis años que, a pesar de haber estado en Puerto Rico, Fiji, Brasil y Venezuela y haber leído a, por ejemplo, Chomsky, se hace estas preguntas de esta manera.

    Por cierto, leí al tal Burroughs y creo que me habría aburrido también —más— con alguien así. ¡Ah! ¡La tolerancia!

    Del punto A al B

    Monday, 1 de May de 2006

    Desde que vivo solo —cosa de un mes— uso diariamente Transmilenio. Antes sencillamente no me servía o las busetas resultaban más eficientes. Ahora vivo al lado de dos estaciones y llego en quince minutos a un lugar donde puedo caminar tranquilamente, entre arbolitos y funerarias, hasta el trabajo. En resumen, el nuevo sistema infográfico del «orgullo capital» me afecta ahora directamente.

    El primer defecto de este sistema es ser nuevo. Es claro que eso no es realmente un defecto, pero es de las primeras cosas que así señalan. Resulta común que la gente diga que los encargados hacen los cambios por joder, caprichosamente —«qué bonito con colores y letras»—, sin motivo o, lo que es más absurdo, con incontenibles ganas de perjudicar a los usuarios. Pero el sistema que hasta ahora se usaba un día iba a dejar de servir porque, tal como estaba concebido, no iba a aguantar toda la información que venía y mucho menos la que está por venir. Ese es el problema que había que solucionar: información. Ahora bien, el cambio de un paradigma a otro es traumático, pero no es sinónimo de que el nuevo sea malo, solo que los que lo pensaron en un principio eran malos diseñadores o no lograron abarcar la totalidad del problema.

    Usar este sistema es más sencillo. Uno está en una zona —lo de que tenga letras, colores o animales es solo una forma de identificar la zona y no algo para que se vea más bonito y confundir a la gente— y va a otra. En ese sentido no hay mayor diferencia con el método de antes. Yo estoy en la zona A, por ejemplo, pero quiero ir, como hice hoy, a la zona J, a la Avenida Jiménez, que ahora, por cambios de paradigma, hay que llamar «Eje ambiental».

    Ahora en cada estación los módulos sirven para saber a cuál de las diferentes zonas del sistema van los buses que ahí puedo coger, es decir, proporcionan la mitad de la información que se necesita. Como sé que voy a la zona J, busco el módulo donde está la J: a diferencia del sistema anterior, sé a dónde voy con ver una letra o identificar un color y no hay un enigmático «Calle 80 – Usme».

    Como la zona J queda necesariamente al sur de donde estoy y entre por el norte, cojo el bus del lado derecho. De esto también se sigue que el módulo de la estación donde me baje corresponderá necesariamente a la J. Allí sé por los avisos que pasan dos buses que me sirven para llegar a la zona J. ¿Por qué? Porque tienen la letra J y el color rosado. Cuando llega el bus hay, en efecto, una J. Inevitablemente voy a llegar a la zona J, a donde quería ir desde un principio. Si me paso de estación, como solía suceder antes, podré tomar un bus de regreso.

    Claro, la zona J solo tiene dos estaciones. Pero digamos que me sucede lo mismo en la zona de Suba, donde hay 14 estaciones. Pues es igual y, como antes, puedo regresar a la estación que necesitaba cogiendo un bus en alguna de las dos únicas direcciones que hay dentro de la zona, porque esta apenas tiene una dimensión y dos sentidos, como siempre ha sido y que tenga colores y letras no le quita ni le pone. Estando allí, lo más inteligente es coger un bus con un número entre el 1 y el 9, sencillamente porque son los corrientes que paran en todo lado.

    Hasta aquí el sistema fácil, que implicó tomar dos referentes generales —la zona A y la zona J— entre los que me desplazo. Una vez en uno de esos lugares, escojo una nueva ruta para llegar al punto particular. Es un ejercicio básico de programación.

    El sistema avanzado implica tomar una decisión más exacta desde el comienzo del trayecto y aquí es donde entra a jugar la sábana de información que entregan —o no entregan— en las estaciones pero que se puede bajar en un horrible pdf en la página de Transmilenio. Hay un índice de 27 rutas que cubren prácticamente todas las posibilidades del sistema en este momento y sugieren lo mismo que en el sistema fácil, en el sistema viejo y en cualquier sistema que implique desplazamiento: ir de un punto al otro.

    Si voy de una estación que queda en la Autopista a otra que queda en la zona del Tunal las únicas rutas que sirven están en los numerales 3 y 24. El 3 sirve para días normales mientras que el 24 es para domingos y festivos. Hoy era festivo así que tendría que buscar solo en el numeral 24, que contiene solamente la ruta 93, que tiene paradas en tales y cuales estaciones. Que me sirvan o no es otro problema, pero eso es algo que también sucedía en el sistema anterior.

    En fin, esto es muchísimo más fácil de consultar que el mapa anterior en el que una avalancha de números muy pegaditos entre sí tenían que ser descartados uno por uno, con grandes posibilidades de embarrarla y perderme. Finalmente, como en el caso de cualquier persona, la gente hará un proceso mecánico en el que cogerá el bus número tal en tal módulo y, tras bajarse en tal módulo, irá a tal otro para hacer un trasbordo.

    El segundo defecto no es del sistema sino de los encargados de hacerlo conocer. En el mes que llevo usando Transmilenio no vi nunca un aviso, una advertencia o impactante campaña de expectativa. Por eso se presencian espectáculos como la gente gritándoles desesperados a los guías, a los de las taquillas y a los chúcaros; por eso hoy vi gente llamando como loca por celular para decir que andaba perdida.

    Por ahora, ante la evidente —y también legendaria— ineptitud de los guías de Transmilenio, el gran riesgo de este sistema es que no es intuitivo, lo que podría tomarse como sinónimo de que no es fácil. Pero no es así. Lo que hace difícil al sistema —o más exactamente lo que lo complica— es el asunto de los expresos, porque implica tener que detallar más y más información. Pero esa información es prescindible, como ya vimos, pues los expresos precisamente están diseñados para que la gente los haga parte de su rutina. O eso pienso yo.

    La solución fácil y rápida sería instalar unos calculadores de rutas en las estaciones. Claro, como los que hay en Alemania, por ejemplo, donde, por cierto, es muy fácil perderse en su complicado sistema de transportes que no es de nivel local, ni regional sino estatal.

    * * * * *

    Transmilenio es un sistema mal hecho. Primero, es pretencioso —y en consecuencia estúpido— como buen hijo de Peñalosa: las puerticas de vidrio que hacen pfssss combinadas con el metal barato son el mejor ejemplo. Segundo, es un pésimo negocio del Distrito hecho con plata de nosotros los ciudadanos a favor de los mismos dueños de buses que una vez acabaron con su mafia el tranvía y que joden y joden para que el absurdo sistema de la guerra del centavo continúe. No olvidemos, además, lo de las lozas.

    Pero aparte de eso, el sistema funciona porque es, como decía, el mismo problema de siempre: ir del punto A al B. Desde que comenzó, el mejor análisis de todo el problema se encontraba en una página que desapareció y hablaba de lo bueno (Transmilenio), lo malo (Transmilento) y lo feo (Transilvenio). Paz en su tumba. Uno de los problemas en el sistema que señalaba esta página —aparte de los enunciados—era la forma como la gente se comporta y es que ahí sí que hizo falta que le echaran más Mockus a la vaina. ¿A quién no le emputa que al bajarse de uno de esos buses los que están esperando lo empujen y hagan el menor campo posible?

    También han hablado:

  • La ex colega, con su optimismo que hasta yo envidio, ya estaba comparando el sistema con los números y las letras de los ejecutivos.
  • A Víctor Buitrago le pareció que la situación fue caótica y habla del problema de los ciudadanos.
  • Este tipo le echa la culpa a Lucho… ah no. Pero no le gustó tampoco.
  • Este otro los putea porque le organizaron mal un expreso. Mucho ojo con eso.