El camino al Infierno II: El café de Rosita

Uno es muy pendejo. Uno sabe que la plaza del Chorro de Quevedo es uno de esos lugares donde hay un letrero que dice «pierda usted aquí toda esperanza». Pero no, había que mostrársela a Sebile y a Vera, dos visitantes alemanas que se están quedando en la casa. Y como nos cogió el hambre ahí mismito pues echémonos una pasadita por El café de Rosita, que si todo el mundo dice tan buenas cosas sobre ese lugar debe de ser porque es una maravilla.

Entramos a tan acogedor lugar decorado, claro, con loza tipo Carmen de Viboral, tapicería de imitación de seda sin espaldar, cubiertos envueltos en servilleta de papel y el infaltable candelabro con velas derretidas: el ambiente del vino caliente. Beber vino caliente garantiza, tarde o temprano, la llegada al Infierno.

En el menú del día se ofrecían dos opciones. La primera, por cinco mil pesos, contenía pan o fruta, sopa de ajiaco —esa cosa que es como fútbol sin balón—, plato con carne o pollo en «salsa suiza», arroz, papa con mayonesa y ensalada y, por último, postre y bebida. El segundo, por ocho mil pesos, ofrecía pan, ensalada, pasta con alguna salsa y bebida. Vera y yo pedimos el primero, mientras Sebile pidió el segundo. Debía ser una tonelada de pasta lo que le iban a servir a Sebile…

¿Jugo? «De mora», dijo Vera. Y el mesero dijo que sí. «De piña, dijo Sebile», y el mesero dijo que bueno. «¿De qué hay jugo?», pregunté. «De mora o piña», dijo el mesero. ¡Qué buenas son las alemanas adivinando! ¡Ni siquiera habían tenido que preguntar! Y yo pregunto… Si hubiera dicho «maracuyá» seguro también había. Después regresó el mesero y dijo que no había más jugo de piña. ¿Acaso hubo alguna vez? Eso habla bien del jugo de mora, que siempre está.

Mientras tanto les contaba a las distinguidas huéspedes que la plaza del Chorro era un nido de hippys —que efectivamente ya les habían dicho «com toc tu de colombian gay!»— y que ahí se vivía la dizque bohemia candelariense, muy manifestada en las devoluciones o evacuaciones de los hijos perdidos de Baco los jueves, viernes y sábados. En ese mismo instante entró una niña con sudadera de colegio que se desmayó en la entrada y se tropezó con una silla.

La escena me recordaba las descripciones de las chicherías que se encuentran en los legajos del fondo criminales del Archivo General. Y efectivamente la niña estaba enchichada. Todos los compañeritos entraron junto con la señora profesora a rescatar a la niña de su estado, con los «¡Ay Dios mío!» que siempre acompañan la situación. Y ante nuestros ojos de comensales, la niña se echó involuntariamente su guasca. Ya que la profesora había hecho mucho énfasis en que no había comido nada, se supone que la muchacha se había echado sus buenos totumazos.

La sacaron del lugar y, de mil maneras, intentaron reponerle los colores al lado de la fuentecita, espectáculo que podíamos presenciar desde el ventanal del restaurante, teniendo como alternativa ver cómo trapeaban el piso para limpiar el vómito.

Y por fin le llegó la pasta a Sebile. Y no era tanta pasta. Era muy, muy poca. Y no era napolitana, como ella había dicho, sino boloñesa. ¿Y eso por ocho mil pesos? Porque no había nada más… Así que llamé al mesero, que naturalmente no pudo explicar la naturaleza del precio. Pero gentilmente me llamó a la dueña a quien manifesté mi disgusto: el precio no era nada justo.

Comenzó la señora a decirme que en su restaurante hacían todo de manera natural, que ellos mismos pelaban los tomates y hacían la salsa, en vez de comprarla en un supermercado, «¿Es que usted lo ha hecho?». «Claro: pongo a hervir agua, echo los tomates y se pelan solos». Hacer eso y después quitarles las semillas y echarlos en una licuadora era la diferencia de tres mil pesos que había entre mi almuerzo y el de Sebile. Pero además hizo énfasis en cómo se esmeraban confitando las tres julianas de zanahoria y cocinando los pedazos de acelga (¡acelga!) que servían como ensalada o haciendo la «salsa suiza» —que dizque tiene mostaza— para engalanar los menos de cien gramos de carne o pollo que sirvieron. Hacer algo así implicaba subir los costos terriblemente, porque ese no era un restaurante corriente «de cuatro mil pesos».

No, El café de Rosita es sencillamente un restaurante con menús de tres mil pesos que cuestan el triple.

31 comentarios sobre “El camino al Infierno II: El café de Rosita”

  1. NO AL SILENCIO dijo:

    ay el chorro de quevedo… tantas historias… ese cafe es un asco, de hecho es muy dificil comer bien en la candelaria, pero paq, se le ha gozado…
    si es cierto, mucho cagon dandole a la chicha y quedando ídem, mucho metalero de tres pesos con una guitarra acustica, muchos wannabes de rebeldes que salen a jugar fuchi.. pero el chorro tiene algo, no se… debe ser pq yo tambien he salido arrastrado de la pea de alla..

  2. juglar del zipa dijo:

    Noalsi:

    ¡Se puede comer muy bien en La Candelaria! Lo que pasa es que con plata. Souk es un restaurante bonito con buena y completa oferta, por ejemplo. Y justo al lado está la tentación de las carnes que con su famosos “miti-miti” soluciona cualquier problema. Al frente de la Iglesia de la Candelaria está Rascoldo’s, la alternativa de menor precio al exorbitante Mi viejo. No puede olvidarse el Ático de los olivos o la singular propuesta de Beograd, con su comida serbia. Al frente de la registraduría hay un restaurante que sirve exactamente lo mismo que en el tal cafetín de rosita por menos de 4000 y hasta mas arroz y frijoles. La pregunta es por qué no llevé a estas viejas allá… ah, claro, el timo… y la ignorancia.

  3. Marcela dijo:

    Selber Schuld (traducido como: Quién lo manda meterse ahí… ni a las almas más ingenuas se les ocurriría!!).

    El cargo extra se paga por la vista a la plaza, eso seguro lo aprendió Rosita de vacaciones en destinos mundiales, y eso sin contar los performances adicionales -bien pudo ser “danzas en vivo”, pero fue colegiala volquetiada-. (I mean, pensando en eso puede cobrar Rosita la pasta a $10.000).

    Mi tip para ir a comer en La Candelaria entre semana de 11-2, muy bien por el precio y sólo para fans de comida de mar: Restaurante Versalles. Ni siquiera tiene letrero, queda al costado sur subiendo por la primera calle que se encuentra uno después de llegar a la 4ta. desde el bar de Marielita. Hay manteles y flores de plástico y afiches de cuanta cerveza posible con sus nenas en la pared, pero la cazuela de mariscos y el viudo de pescado bien valen la pena.

  4. JoseV dijo:

    Dijo la palabra mágica: ¡¡PASTA!!
    No más oir eso yo habría salido corriendo (y tal vez me habría quedado un souvenir de la estudianta -digo, con esta fiebre feminista como ya no tendríamos la presidente sino la presidentA, la niña no sería la estudiante sino la estudiantA-).

  5. juglar del zipa dijo:

    JoseV:

    ¡No hombre! ¡Si la pasta es muy buena! Claro que esta era de esa pasta que nadaba en un mar de tomate y aceite.

  6. pasaba por aqui dijo:

    Mi querido Juglar no sabe como lo comprendo. En diciembre del año pasado mi mejor amigo estaba cumpliendo años, y una amiga tuvo la genial idea de que fueramos a almorzar al dichoso cafe de rosita. Fuimos cinco personas en total; lo primero que nos dimos cuenta es que a todo lo que preguntabamos en el menu la babosa de la mesera respondia “no hay”, como el personaje de “que nos pasa”. Por fin ya cuando se iba a acabar el surtido de delicios platillos hicimos la pregunta que deja mucho que desear sobre el servicio de un restaurante: ¿entonces que hay?

    Solo habia lasagna, no se si esta bien escrito, de carne o de pollo, así que pedimos dos de carne y tres de pollo. Y aqui viene lo más curioso de nuestra estadia en el mugroso café, su curioso manejo de los tiempos. Nosotros llegamos a la 1, nos atendieron hasta la 1:15, las lasagnas de carne llegaron a las 2 y faltaba un cuarto para las 3 y nada que llegaban las de pollo. A las 3 nos paramos de nuestra mesa fuimos a la caja y pagamos las de carne, absolutamente pasmados pues la actitud de la dueña y la mesera era como si nuestro pedido hubiera sido solamente las dos lasagnas de carne, que entre otras cosas estaban horribles!!!!

    Lamentablemente no tuvimos tus agallas para haberlas mandado a comer. perdon pero así es, un soberano cerro de mierda; nos fuimos y terminamos comiendo cerca a la Luis Angel con un mejor servicio y una mejor comida, por supuesto las tres guevas que faltabamos. De pronto yo le pregunte a mi amiga que si a ella cuando habia ido la habian atendido igual de mal, a lo que ella respondio: no, yo nunca habia entrado hay, solo que habia pasado varios veces por el chorro y me parecio que el cafe de rosita era un sitio “bonito” para ir. En aquellos momentos lamente profundamente que mi querida amiga fuera mujer.

  7. Dr. Barbarie dijo:

    Si ve? eso es lo que pasa en esos chochales inmundos con lema “canto, vino y pola” en los que se mete esa gentecita con arranques de identidad, mamertos, comunistas y socialdemocratas.

    Aunque sabe que? parece que es facil estafar a esa gentecita. Voy a poner un chochal de esos. Es que la plata esta ahi, carajo, lo que hay es que cojerla.

    Pero de todos modos pa’ que vea que la proxima vez que le lleguen americanos no los lleve a esos lugarcillos “exoricos”

    Dr. Barbarie

  8. Sergio Méndez dijo:

    ¡Ud me prometió que iba a dejar de gruñir!

  9. el cacique dijo:

    Ah, americanas! Miguel, lo que todavía no entienden aquí es que esas viejas no quieren “canto, vino y pola”, sino conocer a alguien que las lleve a bailar en bola adorando al dios Busirako, eso sí es exótico!. Tiene que llevarlas a Merluzas, pa que coman harto pescao y después llevarlas a tirar paso a cualquier lado. No, no buscan conocer a los neohippies criollos, quieren tambores y su negro caribeño.

    ¿Cuando me las presenta?

  10. juglar del zipa dijo:

    Cacique:

    Merluzas es muy malo, Petrit. Deje su politiquería gastronómica. Larga vida las demás pescaderías de la cuarta.

  11. pasaba por aqui dijo:

    Nuevamente apoyo al Juglar con respecto a Merluzas, aunque tengo que decir que tiene buen sazón, la comida es cara, poca y el sitio es muy incomodo. Vivan las pescaderias de los alrededores de la Tadeo y la Grancolombia, verdadero hervidero de imigrantes del pacifico en busca de su sueño bogotano; y aparte de estas una que otra pescaderia del Restrepo, no voy a las del norte porque eso es un robo muy vulgar. Y que bailar ni que putas, para eso esta la perica y la bareta, que el extrangjero aquí o allá apoye la industria local, que es más honesta que todos esos establecimientos para cuenteros de quinta.

  12. Aljuri dijo:

    Me parece un poco explícita la referencia sobre la desnudez de los tomates después de hervidos… me huele a riña con el pata-toma-cer-te. Juglar: ¿ya se le pasó la envidia? ¿quiere hablar de eso? hablar es a veces suficiente.

  13. Lewinski dijo:

    Hay bornca, hay bronca entre el Dr. barabarie (que siempre está en bronca) y Mendelievus, que lo queire aprar, entre el tomate y el juglar, entre alchuri y el juglar…yo quiero bronca. Y quiero recomendar el no tan barato pero inefable miti-miti, que es quizás la mejor ocpión de la zona, como ya lo dijo el jugalr. Vayan que no hay pierde. Y si quieren sancocho e pescao, Apolonia (un poco lejos de allí, en La Soledad) me dicen que es lo mejor…yo sigo con ganas. Busco compañía - o quizás ya no.

  14. Arkaham dijo:

    Si quiere yo le armo bronca Lewinski, digamos por…eh… su pobre elección de Nick. Sí, eso. Es el colmo.

    Pero en cuanto a comer en la candelaria… Juglar, no se quej tanto. Los sitios con espectaculo en vivo son más caros. Esa niña se vomita en la puerta Martes y Jueves, cada tres horas, todos los meses. Los viernes dos ebrios se pelean contra los vidrios.

  15. el cacique dijo:

    Las pescaderías de la cuarta no se comparan a esta, además uno no sale oliendo a pescado. Y que conste que el amigo mío que era dueño de Merluzas ya se fue. Es rico, la sopa de almejas es celestial y la porción es gigantesca. Yo creo que usted fue en un mal día Miguel, pero el punto es, ¿cuando me las presenta?

  16. Populina dijo:

    Nadie se ha preguntado por la música.

    Miguel querido, ¿puedes decirnos, por favor, que banda sonora acompañaba la sopa de tomate y grasa “con pastas”? (odio esa expresión)… ¿Dónde ha quedado la guitarra surrungueada que entona las nunca bien ponderadas baladas de comunista? ¿O, en su defecto, “La Gata Golosa”?

  17. el cacique dijo:

    Que viva el pasillo! y por cierto Juglar, hoy a las cuatro sale lo de Mucha Música, por si acaso alguien preguntó por ahí.

  18. juglar del zipa dijo:

    Populinda:

    No recuerdo la música. Pero creo que no era de chimenea. Tal vez muy temprano para eso.

  19. winter dijo:

    De acuerdo con el Zipa: se puede comer bien en la Candelaria. La cuestion es no dejarse dar en la cabeza, y el tenerse q aguantar al hippie de guitarra y al “artista” q escribe tres lineas terribles en un papel, las fotocopea y tiene el descaro de cobrar por su “arte”.
    Arkaham, donde es q hay pelea de borrachos los viernes? como entre q hora y q hora? es q YO QUIERO!

  20. Diego Rivera Tascón dijo:

    Cordial saludo…

    En la Candelaria centro puedo recomendar varios restaurantes sumamente buenos.

    Como primera opción se encuentra el Restaurante Italiano de Alessio Bellorini en la calle 12 entre carreras 4 y 3, muy buen servicio, porciones generosas, excelente presentación, precios que van desde 6.000 a 11.000 pesos colombianos. Los días jueves y viernes es preferible hacer reservación cosa que aprendemos los aborígenes de la Candelaria.

    Como segunda opción puedo recomendar un restaurante de comida Serbia nuevamente en la calle 12 entre carreras 4 y 3, lo atiende Katerina, una mujer entrada en años y sumamente bien conservada. Las opciones van desde los 4.500 a los 10.000 pesos colombianos.

    Como tercera opción se encuentra el restaurante Mejicano de la calle 10 en la esquina de la carrera 2. Muy buenos cocteles, muy buena cocina y excelente ají. Los precios se aumentan en comparación con las dos opciones anteriores pero por 35.000 pesos colombianos 2 personas es una muy buena opción.

    Como cuarta opción puedo recomendar el Café L´Avenir en la esquina de la calle 11 con carrera 3. Café francés atendido por Bertha una maravillosa psicologa de la UNAL. Buena mesa, excelente presentación y muy buen ambiente. Precios entre 8.000 a 15.000 plato.

    Para los que tienen afán y no quieren contaminarse con la consagrada pizza por porción, les tengo una quinta opción en la carrera cuarta entre calles 12 y 11. Kebbab, sitio de comida del medio oriente delicioso, sabores diferentes y atención rápida.

    topamos…

  21. Barichara dijo:

    Que vaina con lo de andar mencionando la nacionalidad de la gente que comparte ratos de esparcimiento con usted, ¨estuve en un restaurante con dos alemanas que se estan quedando en la casa¨, que costumbre la del colombiano de mostrar que tiene amigos de otros paises y mas aun cuando se hospedan en su casa. Imagino que saldra orondo caminando por su cuadra hablando fuerte con sus visitantes alemanas buscando que los vecinos se enteren que sus amigas no son del paisito en el que le toco vivir

  22. juglar del zipa dijo:

    Barichara:

    Jajajajajaja… Y a lo mejor tiene razón, porque Colombia es pasión. Procuraré ser muchísimo más específico cada vez que hable de alguien, por si es un vulgar colombiano o un distinguido “americano”.

    Si quieres tener “americanos” absolutamente desconocidos en tu casa -en tu caso tal vez hasta podrían ser colombianos- incríbete a www.hospitalityclub.org.

  23. J dijo:

    Tranquilo no se moleste en enviarme direcciones para hospedar desconocidos en mi casa. Afortunadamente vivo en un lugar multicultural donde a nadie le importa de que pais, o que credo profesan sus amigos. Aca no es necesario escribir cosas como: “… y una niña judía que anoche estaba echando pola conmigo a las siete,”, aca nadie necesita anadir esos datos sobre la gente con la que se comparte para tratar de demostrar lo cosmopolita e interesante que se es (o se cree ser).

  24. juglar del zipa dijo:

    Barichara / J / Alberto / Masturbaca:

    Me alegra muchísimo que haya ascendido en la escala, que haya salido de la cosmoparroquia hacia la cosmópolis sueca y que sin embargo tal banalidad le preocupe tanto, como buen colombiano que ahora se cree “de mejor familia”.

    Es más, como seguramente ya ni tiene vículos con este país, puede quedarse en mi casa cuando vuelva.

  25. Barichara dijo:

    Que buen detective que salio.
    Que recuerde nunca me considere de mejor familia, eso si me considero de muy buena familia, y tampoco he tenido necesidad de mencionar donde estoy o de que nacionalidad o credo religioso son mis amigos. Ah y afortunadamente aun tengo bastante familia en Colombia y una gran casa donde quedarme, asi que gracias pero puede ahorrar el espacio en su hogar para sus visitantes extranjeros

  26. juglar del zipa dijo:

    Barichara:

    Resulta que sé de usted porque me lee desde mi blog de viaje (junio-julio 2004). Entonces, cuando se mostraba bastante amable, incluso me ofreció usted “cualquier cosa” en Suecia.

    Creo que usted sencillamente está mostrando el otro lado de la misma moneda: yo me “creo mejor” porque hospedo extranjeros aquí (mejicanos y peruanos incluídos), pero usted no deja de dárselas por vivir en Suecia -como ya ha hecho en otros comentarios- o en un “país cosmpolita” -como hizo aquí-, qué sé yo. Hasta tenía un blog que se llamaba “aventuras de un pingo en europa”.

    Y no se envidee con la vieja judía, lamentablemente no está usted tan al tanto de mi vida privada y cotidiana para saber de quién y cómo hablo. Para judíos Kozure, de quien aún espero visita (porque también, como le decía, recibimos nacionales).

  27. Barichara dijo:

    Logicamente le sigo ofreciendo lo que necesite aca en Suecia, el hecho de que critique sus post no quiere decir que sea su enemigo o que si me lo encontrara aca en suecia no lo saludaria.
    Pensaba que la idea de permitir comentarios en su blog era aceptar comentarios criticos y no solo alabanzas.
    Y no me las doy de nada por vivir aca, estoy aca por circunstancias estrictamente profesionales, por mi encantado de vivir en Colombia, desafortunadamente alla con mi profesion tendria que dedicarme a otra cosa y lo que quiero hacer por ahora es seguir aplicando lo que estudie.
    Asi que bueno no era para tanto, y si he leido su blog de viaje y me parecieron muy acertadas sus apreciaciones sobre algunos aspectos cotidianos aca en Europa, pero tambien difiero de algunos de sus post como el que le critique y que no le gusto mucho el comentario.
    No busco insultar ni formar peleas ridiculas, solo que pense que el lugar de comentarios en su blog tambien aceptaba criticas, no era mas

  28. juglar del zipa dijo:

    Barichara:

    Pues me sentí insultado por su tono -bastante lejano del conciliador de su último comentario- y calumniado. Si usted está allá por circunstancias estrictamente profesionales pues yo recibo gente extranjera (sí, extranjera en este país provinciano y lejano del mundo donde la gente los señala por la calle, qué le vamos a hacer) por razones estrictamente altruistas.

    Para concluir, de ninguna manera me pareció “crítica” lo que ha puesto hasta ahora en este lugar. Igual para eso también hay espacio aquí porque, como usted dice, para eso está permitido comentar. Y, ya que lo sabe, bienvenido. Pero así como usted puede decir lo que le parezca, yo también.

  29. populina dijo:

    AHORA EL INFIERNO MÁS CERCA DE TÍ…

    LA TIENDA DE CAFÉ EN LA ZONA G! (GUAAUU!!!)

  30. Juan Carlos Pachón dijo:

    Ese que ustedes comentan no es el auténtico. El verdadero funciona en la casa que habitó “Rosita” desde los años 20 del siglo pasado y que por sus almuerzos diarios devino hito cotidiano y turismero.

    Está ubicada en la Calle de la Agonía con Calle de la Verma (Calle 9 Nº 3 - 11).

    Pueden visitar una bella casa colonial. No se preocupen por la mala comida porque no la hay. El café duró algún tiempo, digamos, frío. Ahora, resurge proponiendo actividades culturales. Pronto funcionará un café, café. Se venderá, se beberá y se hablará cafe.

    Desde 24 de abril se puede visitar la exposición de dibujos de profesores y estudiantes de arte de varias Universidades. Esta muestra culminará en una subasta.

    www.elcafederosita.blogspot.com

Deje un comentario