Santanderismo: un ejemplo

El bus iba bastante lleno, como siempre van los que van a o vienen de Las Aguas. Estaba espichado contra las puertas. Al llegar a la 39 ya había podido hacerme al lado de unas sillas, las azules para ser más exactos, frente a una vieja vestida de rojo.

Antes de parar en la 19 se levantó una vieja de una de esas sillas azules; quería llegar a la puerta. Me pidió permiso y yo le dije que me sería más fácil si la señora de rojo se sentara en la silla azul que había quedado libre. La de rojo dijo que no podía sentarse ahí porque era azul y estaban reservadas para ancianos. Le dije que era cuestión de sentido común porque para mí estaba muy claro que no podía moverme a ningún lugar por más voluntad que tuviera de darle permiso a la señora.

Entonces la de rojo volvió a decir que estaba mal sentarse ahí, por lo que dije en voz alta «¿hay algún anciano o mujer embarazada que quiera sentarse en una silla azul para evitarle a esta señora un ataque de moral de cinco segundos?». Algunos se rieron. Mientras yo aprovechaba el espacio para irme hacia el lado del chofer, la mujer de rojo me dijo que yo era grosero y más adelante comentó con alguien: «¿qué tal?».

En la estación de San Victorino, después de que se abrieran las puertas, alguien gritó «¡una silla azul! ¡Una silla azul para este señor!». Y la de rojo dijo «¿si ve?». De nuevo, algunos se rieron. Pero cuando me bajé, en el Museo del Oro, la vieja de rojo seguía sentada tranquilamente en su silla azul. ¿Y el viejo?

La estupidez legalista de la gente decreta que:

En las sillas azules nunca podremos sentarnos porque son exclusivas para ancianos, embarazadas, personas con niños de brazos y discapacitados. (Sí, exclusivas y no con prioridad para estas personas.) Se sigue de esto que ningún anciano, embarazada, persona con niño de brazos o discapacitado puede sentarse en una silla roja y, lo que es más importante, por no estar escrito, nadie debería sentir que tiene el deber de cederle su silla a una persona así. Comuníquese y cúmplase.

Este post también es válido para lo del sujeto racional.

17 comentarios sobre “Santanderismo: un ejemplo”

  1. Kunstmacher dijo:

    Sujeto Racional = Sujeto Tercer Mundista

  2. Link dijo:

    Mi hermano dice que toda silla es una “silla azul”… y ¿sabe? estoy de acuerdo; si uno ve que puede contribuir a ayudar a alguien cediendo su asiento, así sea el rojo del del lado del conductor, ¡Hágale!

  3. juglar del zipa dijo:

    link:
    ese es un slogan buenísimo para una campaña que nunca se va a hacer. otro podría ser “si no deja bajar primero lo boto a la calle” o algo así.

  4. Juan Diego dijo:

    Y donde aparecemos los santandereanos ahi? .

  5. juglar del zipa dijo:

    juan diego:
    jajajaja… se usa el término para hablar de legalistas por el oriundo de la villa del rosario de cúcuta (”las armas os dieron la independencia, las leyes os darán la libertad”) y no por los fieros habitantes de la dupleta departamental.

  6. eduardo p. dijo:

    Entonces no se debería decir “santandereanismo”, sinó “santanderismo”.

    Una cosa es la republiqueta “santanderista” en la que vivimos: la supraestructura, la religión nacional, la herencia de aquél ilustre holgazán, mesías de los colombianos. Otra cosa es la esencia de aquella gente de la vertiente oriental, bravucona pero de una sola moral, la santandereanidad, o como se diga. Valga decir incluso que son dos proyectos antagónicos.
    Yo creo que haber bautizado así a la región de los comuneros, del radicalismo liberal, es una ofensa tal vil como la de haberle puesto “Nariño” a la tierra de su peor enemigo, el indio Agualongo.

  7. juglar del zipa dijo:

    dauchoma:
    gracias, corregido el error.
    yo creo que le pusieron así a esa región sencillamente porque allá nació santander.

  8. Maria Paula dijo:

    no portar armas

  9. jose dijo:

    Un profesor nos pedía alguna vez que imagináramos un Transmilenio sólo con sillas azules…

    Y ese legalismo es taan rosarista… Claro, como la ley es la mejor excusa para hacer cualquier cosa -para quienes la manejan-…

  10. HERNAN CAMILO dijo:

    Ho0la compañero tengo entendido que usted tiene y publica videos ty comerciales de los años 80’s queria pedirle el favor de que publicase el comercial de el shampoo lfex de revlos del año 88, en este comercial aparecia una modelo muy hermosa haciendo ejercios.
    Gracias

  11. Germán dijo:

    A mi me emberraca esa actitud. Me ha pasado en varias ocasiones en el transminfierno. A veces pienso que la gente actúa así para que la otra gente diga “huy que cívico”. Chicaneo moralista….

  12. eduardo p. dijo:

    Venga, pero hay una cosa que no entiendo en su realto. ¿En qué momento la vieja de rojo se sentó en la silla azul?

  13. juglar del zipa dijo:

    dauchoma:
    cuando la persuadí para que lo hiciera diciéndole que si no se sentaba ahí no iba a poder dejar pasar a la ancianita que antes ocupaba esa misma silla.

  14. marvina dijo:

    La cuestión no es si se sienta o no en la silla azul… la cuestión es que el sistema permite el sobrecupo en esos buses… cualquier parecido con una lata de sardinas es pura coincidencia… he dicho. Campsmilenio, transmilleno… tantos nombres una sola situación

  15. juglar del zipa dijo:

    marvina:
    Sé muy bien que ese supuesto sobrecupo es en realidad un espejismo. Se debe, además, a personas como la señora de rojo que no deja pasar a la gente a los espacios sin ocupar, como el amplio salón que hay al lado del chofer y que puede ser ocupado, o el fuelle, o el espacio de 50 centímetros entre persona y persona que siempre suele haber porque la gente se concentra de preferencia en las puertas. Es un problema de prioridades, de respeto, un espantoso círculo vicioso. ¿Quiere ver campos de concentración? Vaya a Tokio donde hay gente cuyo trabajo es embutir a la gente en los vagones. Vea cualquier metro de ciudad europea en hora pico y si es verano que no se le ocurra respirar.

  16. EstefanaOBrader dijo:

    Hi to every single one, it’s in fact a fastidious for me to visit this website, it includes precious Information.

Deje un comentario