Alejandro

Gringos pendejos. Si hay algo malo en las supuestas escenas gay de Alejandro es que son muy cursis. Es una película emocionante. Tal vez a Edward Said le molestaría su acaso injustificado y sin duda exagerado orientalismo; pero ya se murió.

Por fin una película salvó las vacaciones.

Deje un comentario