El giro orgánico

Hoy, a lo largo del día, hubo mercado campesino en la Plaza de Bolívar. Estuve allá matando un poco de tiempo, interesado en las maravillas de nuestros fértiles campos y su gente tan linda, nuestra gente linda, que los trabaja con honestidad y abnegación, ensuciándose bien las manos. Juntos, como dice el volante que estaban entregando, campos y campesinos se opondrán a la crisis alimentaria que nos amenaza, que ya encareció la papa, la arveja y las habichuelas.

El panorama podría evocar lo que nos han dicho siempre que era esa misma plaza durante la Colonia, con campesinos que siguen siendo esos mismos que formaron la esencia de nuestra nación, bien ataviados, con su forma de hablar que es tan de ellos, tan auténtica, tan natural. Y sus productos, tan baratos, tan bien cuidados por su amor y sus propias manos, que plantaron las semillas y sacaron el fruto. Entonces ahí aparecía el sujeto ajeno, más urbano, más familiar, que interrumpia la transacción por un manojo de guasca y decía, antes de hablar del precio, que esa hierba, que no es más que una maleza que no hay que cuidar y que se encuentra en cualquier jardín descuidado o alcantarilla, «es completamente orgánica». Es así, natural, pura, virgen, sin aditivos de ningún tipo, como una señora campesina.

Más adelante encontré papas criollas a $1.000 la libra, igual que en la plaza, donde seguro, a juzgar por la frecuencia de hongos y deformidades, tampoco fueron cultivadas con fertilizantes «químicos» ni modificadas «genéticamente». En cambio en Carulla sí las modifican para que haya que revolver y revolver inútilmente en busca de las de mejor tamaño. Pero la libra cuesta más del doble.

Finalmente terminé comprando una mermelada de mora. La misma vaina decía el man: que sin conservantes, que todo natural, que nada «químico». Entre los ingredientes estaba la pectina. Le pregunté que si él mismo extraía la pectina de alguna fruta. Haciendo cara de vergüenza, terminó confesando que la compraba porque le resultaba muy dispendioso obtenerla. Maldito seudocampesino, me quería engañar, te quería engañar, homo urbis, con su mermelada dizque natural. Igual la compré y al publicar este post ya me la habré comido toda.

Esto no es para nada una alusión a Levy-Strauss: ¿la carne cruda sabe igual que la cocida?, ¿la carne hervida sabe igual que la asada?, ¿la carne salada sabe igual que la carne sola?, ¿la carne madurada sabe igual que la carne recién faenada? La respuesta a todas las preguntas es claramente no.

Desde hace tres meses dicto en una clínica unos talleres de cocina y nutrición para personas con diabetes, hipertensión, enfermedad coronaria, sobrepeso y dislipidemia. (Prácticamente solo hay mujeres, porque solo las mujeres cocinan. Prácticamente solo hay viejas, porque solo los viejos se enferman.) Siempre salen las preguntas sobre si el aceite de oliva «no engorda» o si la sal marina «es buena» o si es «más saludable» usar panela que azúcar blanca o, como siempre, «mezclar harinas es malo». Qué cantidad de cosas absurdas.

Y el otro día, el del temblor, en Suna, un restaurante que también se las da de orgánico, el menú mostraba con orgullo las opciones para «crudíveros». Crudos de verdad, si señor. En su tienda en que todo es sano, porque es orgánico, había arándanos debidamente confitados con (¡horror!) azúcar, al lado de aromáticas de Twinings, todos con horribles aditivos que dizque portan el virus del cáncer.

Así podría seguir jodiendo, como siempre.

¿Quiere comida «orgánica»? Vaya a una maldita plaza de mercado. Allá ha sido siempre así, con la misma grasa y carbohidratos que igual lo harán engordar y padecer los neoplasmas de la vida moderna. Y deje de joder, ahórrese el adjetivo.

6 comentarios sobre “El giro orgánico”

  1. Lanark dijo:

    ¡ya está! la solución a la crisis alimentaria es gentrificar la agricultura, para que se vuelva una cosa bien play y podamos utilizar toda esa mano de obra gomela tan eficiente para que se dedique a algo más productivo que mandarse vampiros en Facebook.

    (diría elitizar pero no suena suficientemente gomelo)

  2. javalee García dijo:

    Lo de la pectina me deja dudas. Este texto me recuerda que siempre me ha inquietado saber si estos productos orgánicos son rociados con las aguas del grifo o con las aguas de cauces sabaneras. En el segundo caso hay por qué temer.

    att, la gerencia de Apuntes Críticos
    (Agentes especializados en estética rural y urbana)
    http://www.javaleegarcia.blogspot.com/

  3. juglar del zipa dijo:

    agencia:
    huy, qué orgullo tener un comentario suyo. seguro a alguien se le ocurre embotellar agua directamente salida del páramo de iguaque, o sea “natural”, porque todos sabemos que hay agua artificial. seguramente a alguien se le ocurre exportar papa criolla orgánica a alemania pero se la rechazan por falta de estandarización de tamaño o por exceso de ojitos. seguramente ahora a las reinas sin cirugía les van a decir reinas orgánicas. coma reina orgánica, es más saludable. y es verdad: las tetas de silicona son muy feas al tacto.

  4. Paulis dijo:

    ¿Qué será de las generaciones que están creciendo con el adjetivo incrustado en sus cerebros?… esos niñitos que van a sufrir de anorexia porque no comerán si el producto no tiene una etiqueta que diga “producto orgánico”, gracias a que sus mamás se los han inculcado *-)

  5. cocina barato dijo:

    You really make it appear really easy with your presentation but I
    to find this topic to be really one thing which I feel I would never
    understand. It sort of feels too complicated and extremely broad for me.
    I’m taking a look ahead to your subsequent put up, I’ll try to get the cling of it!

Deje un comentario