Archivo de July de 2006

Grandes paradigmas del diseño

Wednesday, 26 de July de 2006

Hoy: moteles

Carrera 15, calle 62.

Branding: diseño gráfico y publicidad

Antes, Fontana, ambiente familiar
Hoy, Dandy, apartamento «tipo loft» para soltero

Herrajes: arquitectura y diseño industrial

Antes, modernismo parisino, siglo XX

Hoy, vanguardias nórdicas, siglo XXI

Uno aquí y ellos allá

Tuesday, 11 de July de 2006

Sin agregar que lo de Montoya es una mierda porque es evidentemente un retroceso y se les dañó el video a los de Proexport —falta que se extingan definitivamente las countless beautiful women and orchids—, el tipo tiene el descaro de decir que hasta mejor irse a la NASCAR porque al fin y al cabo la F1 no es nada en America y en cambio NASCAR sí lo pasan por ESPN.

Lo más triste es que precisamente por eso termina teniendo razón. O si no que lo el sistema métrico decimal, el mundial y hasta el apostólico y romano catolicismo, aunque estos últimos también hayan hecho —o hagan— parte de America.

Hablando de chauvinismo, me llamaron para decirme que en no sé qué periódico de Orlando hecho por la gente de bien que integra la comunidad colombiana en America estaban interesados en publicar un artículo bastante burlón que había hecho en mi último trabajo llamado «Chauvinismo estadístico», pero cambiándole el nombre y quitando los récords feos como ser uno de los primeros país en desplazamiento y el de mayor tasa de homicidios. Otros datos para que los tenga en cuenta Proexport.

Para morir hay que estar vivo primero

Saturday, 1 de July de 2006

Querido diario:

Mi papá por fin decidió abrirse de la Nacho después de veinte años a su servicio, los últimos cuatro gratis. No sabemos con certeza qué se va a poner a hacer. Habla de estudiar y escribir sobre el problema del alma y el espíritu. Mi idea de que escriba sus memorias no le suena, pero habrá que sacárselas, cosa que a él no le disgusta hacer con frecuencia. Ayer cumplió 78 años. ¿Ya va siendo hora, Noelander*?

El otro desempleado de la semana soy yo. Había una amena reunión «de empalme» a la que fui convocado con un correo bastante hipócrita que hablaba de almas espichadas, lágrimas y vainas por el estilo; incluso alguna persona, que antes le había escrito un correo a otra preguntando quién diablos era «el tal Miguel Olaya», se unió a las plañideras con nombre propio y todo. Claro, como me fui porque quería. De hecho nadie me lo anunció oficialmente: me lo contaron como un chisme confirmado. Yo la pasaba bien en el trabajo precisamente hasta que se pusieron con secreticos y pendejadas que redundaron en decisiones imbéciles y recortes por los que yo y mis jefas terminamos tomando por culo. A la larga me iba a aburrir, como siempre.

*De Don Tomate.