Archivo de April de 2006

Estúpido, absurdo, vergonzoso, indignante

Friday, 28 de April de 2006

Le mataron una hermana —o la hermana— a (César) Gaviria. Sale Uribe en pleno lanzamiento de campaña diciendo que va a dar mucho billete, que no compren el Balotto, que es solo entregar el marranito y él entrega la platica. Se nos llama a los colombianos a sentirnos indignados por este «acto de cobardía» y en la página de El Tiempo hacen gran despliegue con foto, cinco notas y un sondeo.

Podría arriesgarme a que me tilden de una cosa u otra, pero me importa un culo que hayan matado a la hermana de (César) Gaviria de la misma manera que me importa un culo que hayan matado al ex alcalde de Aguachica Cesar, al gerente de Telecom en Arauca o que se haya matado alguien por un alud —los otros muertos que decoran la página de El Tiempo—. En ese sentido soy igual de colombiano que todos y me importan un culo los demás.

Pero no me deja de importar un culo que a la muerte de esta mujer, por ser hermana de un ex presidente —que por puro prejuicio o pura verdad es sinónimo de tener muchísimo billete, como el de la recompensa—, le hagan tanto despliegue tanto en prensa y radio como en declaraciones del presidentico. Eso sí es estúpido, es absurdo, es vergonzoso e indignante.

Los cucarrones no existen

Thursday, 20 de April de 2006

La palabra cucarrón* no está en el Diccionario de Academia. Casi que tampoco en Google (717 resultados, 17 imágenes). Entonces no existe. Solo existe en el underground del lenguaje cotidiano, porque ya ni siquiera parecen existir en el underground de los jardines —en realidad cualquier lugar donde hubiera pasto— de esta ciudad, que se llenaban de huecos en marzo hasta que en abril se presenciaba «el milagro de la vida» y miles de estos bichos con nombre inexistente volaban o se arrastraban por ahí y provocaban por igual asco y fascinación.

El fenómeno era tan puntual que una vez, hace ocho años ya, lo usé para describir cómo el patio del colegio en alguna fecha indeterminada, pero siempre en la misma época, se llenaba de niños con bolas de piquis**. Con la misma precisión etérea se iban un día los niños y las bolitas. Y de la misma manera se iban los cucarrones, que al perecer no volvieron.

*Cucarrón es como se les dice a los escarabajos aquí.

**Bola de piquis es como se le dice a una canica aquí.

«Nuestro» eurodiputado

Wednesday, 19 de April de 2006

La verdad no vi ni oí el noticiero. Apenas alcancé a ver que estaban transmitiendo en directo tan importante acontecimiento. En fin, ¿ya dijeron que con esta aparición pop-lítica está más que parecido a Bono? Igual no sé quién saldría más insultado si algo así dijeran.

Por cierto, Bruselas es una ciudad muy bonita que se me pareció mucho a Bogotá.

Leer, ver y rayarse

Wednesday, 19 de April de 2006

Hace ya como un mes terminé de leer la Trilogía de Nueva York de Paul Auster y la versión gráfica de La ciudad de cristal, la primera novela de la tripleta. Lo único que puedo decir es que uno es el centro del mundo, uno es la medida de todas las cosas y todas las cosas pasan y todas las personas existen para afectarlo a uno. Uno solito y nadie más: todos los círculos comienzan y se cierran en uno. Este es el único consuelo que nos queda al enfrentarnos ante esta mierda de verdad, que está en Habitación cerrada:

La vida no es más que la suma de hechos contingentes, una crónica de intersecciones casuales, de azares, de sucesos fortuitos que no develan nada más que su propia falta de propósito.

La misma sensación tuve anoche cuando vi Oldboy, película que por alguna estúpida razón —la misma de siempre— tradujeron como Cinco días para vengarse. Claro, con ese título en español queda solo lo que dice el tipo que critica películas en las ex Lecturas dominicales. Que Chaan-wok Park —Park es como el Pérez de Corea, al parecer— es el Tarantino coreano, que la violencia sin sentido, que la escandalosa sangre y los dientes escupidos.

Pues esas peleas «sin sentido» son una proeza cinematográfica. «Pero es que no tienen la belleza de las peleas entre bambúes de El tigre y el dragón». Pues por eso mismo. Hay una secuencia de más de cinco minutos en que pasa de todo: sangre, sudor, cansancio, miedo. Una coreografía sin pasos de baile, auténticos pasos de la vida diaria.

Volvamos al título. O mejor no. Mejor verla y saber por qué la película no es sobre la venganza sino sobre cómo uno es realmente lo único que existe en este mundo. Y que el diámetro del círculo es muy pequeño.

El Judas de la gente

Sunday, 9 de April de 2006

Cada dos años sale algún nuevo libro investigativo, novela o supuesto documento del que dicen que «estremecerá los cimientos de la Iglesia Católica». Por años jodieron con los rollos de Qumrán, después desempolvaron lo de los cátaros como descendientes de Jesús, finalmente el remedo baratísimo de Péndulo de Foucault que es El código Da Vinci.

Ahora viene el episodio de Judas y su reconciliación con la tradición al elevarlo a la categoría de tonto útil. Pero el verdadero «escándalo» tiene que ver con otros documentos que, por supuesto, estaban «mantenidos en secreto por el Vaticano» y en los que el propio Judas —aunque como con cien años más— dice que fue eso mismo: un tonto útil.

Evangelios apócrifos ha habido cantidades y sigue habiendo sencillamente porque, a pesar de todo, los dogmas serán siempre objeto de la libre interpretación de los seres humanos. Por eso mismo los dogmas deberían ser el capítulo menos importante de cualquier religión, especialmente porque representan su lado más despreciable: el control de la gente por medio de embelecos, de cuentos chimbos, todos perfectamente prescindibles, que distraen de lo que siempre será más importante: el aquí, el ahora y el porvenir también en términos de aquí. Por eso los dogmas de la Iglesia son, además, tan dúctiles que en realidad poco importa si mañana se declara —se «acepta»— que Jesús y María Magdalena tuvieron cincuenta hijos y un linaje real y pelirrojo.

Es mejor decirlo así: los dogmas son lo que convierten en religiones a la fe. Y no hablo solo de cristianismo sino también de comunismo, liberalismo, chavismo y uribismo.

Esto era solo una disculpa para citar a Judas según el libreto de Tim Rice de Jesus Christ Superstar. Lo que sigue es de la primera canción, «Heaven on Their Minds»; la música es muy buena y la letra es mejor:

My mind is clearer now / At last / All too well / I can see / Where we all / Soon will be

If you strip away / The myth / From the man / You will see / Where we all / Soon will be
Jesus! / You’ve started to believe / The things they say of you / You really do believe / This talk of God is true

And all the good you’ve done / Will soon be swept away / You’ve begun to matter more / Than the things you say

Listen Jesus / I don’t like what I see / All I ask is that you listen to me / And remember / I’ve been your right hand man all along / You have set them all on fire / They think they’ve found the new Messiah / And they’ll hurt you when they find they’re wrong

I remember when this whole thing began / No talk of God then, we called you a man / And believe me / My admiration for you hasn’t died / But every word you say today / Gets twisted ’round some other way / And they’ll hurt you if they think you’ve lied

De aquí en adelante Judas se pone aguastibias. Pero a lo mejor también tiene razón:

Nazareth’s most famous son / Should have stayed a great unknown / Like his father carving wood / He’d have made good

Tables, chairs and oaken chests / Would have suited Jesus best / He’d have caused nobody harm / No one alarm

Listen Jesus, do you care for your race? / Don’t you see we must keep in our place? / We are occupied / Have you forgotten how put down we are?

I am frightened by the crowds / For we are getting much too loud / And they’ll crush us if we go too far / If we go too far

Listen Jesus to the warning I give / Please remember that I want us to live / But it’s sad to see our chances weakening with every hour

All your followers are blind / Too much heaven on their minds / It was beautiful, but now it’s sour / Yes it’s all gone sour / God Jesus, it’s all gone sour


Quién más que Castpost y Tim y Andrew. Gracias.

La lluvia

Wednesday, 5 de April de 2006

Fue hace dos años. Había una atmósfera igual a la de estos fantásticos días. Lluvía, frío y sueño. Mucho sueño y confusión. Permanente mareo en el cuerpo y en la mente. Tener que pensar en todo. Dolor de estómago. Mareo en el alma también. Qué cursi.

Esta es su evocación:


Págüerd bai Castpost y sobre todo por los que hacen la banda sonora de mi vida.

Como siempre, nunca pasó nada. Entonces lo poco que pasó resultó significando mucho. Demasiado como siempre. Pero en ese momento no me sentía solo. Parece que ambos pensábamos y sentíamos igual.

Al día siguiente me desperté alegre y sorprendido. Adolescente. Ella también, me dijo, y comenzó la semana más larga de mi vida.