Archivo de June de 2005

Alegría, sorpresa y decepción

Wednesday, 29 de June de 2005

Revascularizado en los ánimos tras la exitosa cirugía de derivación coronaria a la que fue sometido mi anciano señor padre puedo volver a la tarea de escribir cosas de más de una línea de extensión.

Hoy, amigos y amigas, hablaremos de la edición de El Tiempo, diario de la mañana. (Sí, sí, habría que hablar del especial de «nuestra herencia» que publicó Semana en donde hablan, claro, de «nuestros» indios, «nuestros» negros y hasta sugiere «nuestros» mestizos, todos esos tesoros de nuestra tierra.)

Alegría: En la página 1-5 sale que Daniel Coronell ―el paradójico periodista que es crítico e independiente pero al mismo tiempo poderoso― sigue demostrando que quien lo ha amenazado ―tal como lo denunció― es una de esas eminencias de la política, de esos que son congresistas corruptos, metidos hasta el cuello en mierda y algunos de sus compinches. ¿Por qué esto me alegra? Porque Coronell es capaz de darle bombos a algo así y aunque le sucede a él, siendo él quien es, representa la situación de otros periodistas en este país.

Sorpresa: En la página 1-15, ¡Florence Thomas demuestra al mundo entero que es sexista! ¡La amarga francesa dirige su columna de hoy ―acerca de la diversidad sexual― a un lector masculino! Con giros involuntarios pero que dejan en evidencia la impronta de su pensamiento, Thomas dice «Sí, señor» y «Amigo mío». ¡Amigo, no amiga! ¿Cómo es posible? ¿Acaso no hay mujeres que no sepan cuál es la diferencia entre todos los que componen el sector GLBT? ¿No hay mujeres homofóbicas e ignorantes? ¿Le quedó muy grande a Thomas hacer una columna políticamente correcta en términos de género gramatical, que no sienta que se mete conmigo, con mi mal llamado «género»? Tanta joda, tanta mierda, tanto palo y vea cómo nos trata. Si ya había perdido toda credibilidad este especimen resabiado de la liberación femenina, ahora menos voy a creerle porque con esto me hace pensar otra vez que es una vieja que respira por la herida, como el señor gay que también escribe en ese periódico.

Decepción: Por fin llegó el día en que la foto de ella y su ahora señor marido apareció ahí. Antes de que mi red de informantes me hiciera saber que sucedió en una fecha muy anterior a hoy, esta iba a ser la romántica forma en que me iba a enterar: abriendo de pronto la página 2-7. Y menos mal no fue así, porque a pesar de que uno cree que ella se había visto preciosa, más linda que nunca, en ese día tan importante para la vida de cualquier niña estándar occidental como es ella, no fue así. Sale terrible, con la sonrisa posuda que siempre odié. Por fortuna me alegró otras veces con mejores muecas, que me regaló y que robé.

«Su papá es un roble»

Tuesday, 28 de June de 2005

Mi pa es un roble.

«Nos vemos esta tarde»

Tuesday, 28 de June de 2005

Nos vemos esta tarde, pa.

Historia clínica

Monday, 27 de June de 2005

Llevo desde el jueves en la Clínica Shaio, donde está hospitalizado mi papá. Escribo esto en la noche del 27 de junio. Mañana él será operado del corazón por segunda vez en veinte años. Este jueves, ojalá, cumplirá 77.

Aquí en el hospital uno piensa en muchas cosas. El ambiente me da muy malas sensaciones porque mi mamá estuvo rondando los últimos meses de su vida por lugares como este, llenos de higiene, blanco, piso de vinilo, luces fluorescentes, acero, etc. Los ascensores huelen bien a las 8 a.m. pero a las 8 p.m. huelen mucho a gente. Es inevitable pensar vulgarmente en Foucault y su paranoia por los panópticos y en Elias y su vaina con la soledad de los moribundos. Los hospitales son instituciones opresoras que marginalizan… eso dicen, repito, entendiéndolos vulgarmente.

La edad de mi papá es engañosa, al igual que su condición. Él está en riesgo de infarto pero está como siempre, perfectamente. Tal vez desde hace diez años las cosas han ido cayendo… pero al menos ha sido por diez años. Se supone que con lo que le hacen mañana va a estar mejor que antes. Me imagino cómo puede estar él mejor que antes si ya está bien.

Hace poco bajé a la cafetería, que por fortuna está abierta las 24 horas. Pensaba en los pasillos largos que sólo se ven en este tipo de edificios y lo propicios que son para fantasmas y apariciones. No debería creer en fantasmas, pero me emociona mucho su posible existencia. Por otra parte, los hospitales son lugares perfectos para ellos. Al menos conozco una historia al respecto, que ocurre en el Hospital San Rafael.

Iba un día un amigo mío, que estudia medicina, haciendo sus rondas por el dicho hospital. A eso de las dos de la mañana le dijeron que llevara no sé qué papeles a tal piso. Él pidió el ascensor y cuando las puertas se abrieron encontró a una monja anciana. Mi amigo, entonces prospecto de galeno y siempre muy cortés, la saludó sin percatarse de que a tan altas horas de la noche no debería haber personal ajeno a la institución merodeando por ahí. Mucho menos una doncella de Cristo. El ascensor llegó a uno de los últimos pisos. Mi amigo se bajó pero no la monja que, antipática, no respondió al ademán de mi amigo. En la recepción del piso preguntó mi amigo la identidad de la arisca señorita. Le dijeron que era el fantasma del hospital, que por eso después de la una todos los médicos usaban las escaleras —de por sí bastante tenebrosas— y que si por favor bajaba estos papeles. Mi amigo, ni corto ni perezoso, fue con diligencia al ascensor y para su sorpresa, cuando se abrieron las puertas, volvió a encontrar a la monja. Pero él, muy cortés, la saludó de nuevo. Y sí, cuando quiso subir otra vez volvió a pedir el ascensor. Pero ya no había monja.

Yo ante algo así sencillamente me muero de paro cardiaco. De lo que se sigue que en la Shaio no hay fantasmas porque nadie quiere que se muera gente de paro cardiaco en una clínica especializada en el corazón.

Pésima conclusión, yo sé. Espero que sea la única de estos días extraños.

Amo a mi pa

Saturday, 25 de June de 2005

Amo a mi pa.

Gómez Zafra, libertador de Holanda

Thursday, 23 de June de 2005

Juglar del Zipa informa:

El 22 de junio de 2005 será recordado por todos los holandeses de ahora en adelante. El mismo día en que se llevaban a cabo los juegos de octavos de final del mundial juvenil de fútbol, el egregio juglar comercial colombiano Álvaro Gómez Zafra destronó a la tiránica reina Beatriz de Holanda y proclamó la república en el bello país donde muere el Rin cuando dijo «ahora asistamos a la transmisión en directo desde la República de Holanda».

Miles de personas salieron a las calles de Ámsterdam, Rótterdam, Gróninguen y Eindhoven a agitar las banderas republicanas que habían guardado sus antepasados desde tiempos lejanos de la Hansa, allá en el siglo XIII.

«Es el día más feliz de nuestras vidas. Estamos haciendo colectas de llaves y antiguos florines para fundirlos y hacer una estatua en honor de nuestro libertador, don Álvaro», dijo Gus de Kujp, pensionado residente de Amstelveen, suburbio de Ámsterdam.

A manera de homenaje, el grueso republicano de la población holandesa ha donado un euro para traer al veterano locutor de Caracol radio para que visite las bajas tierras holandesas, coma queso, fume bareta del sur de Asia, ordeñe vacas y le haga a una que otra prostituta de la popular zona roja. Eslava, eso sí, porque colombianas ya ha visto muchas.

Se dice que en su viaje a tierras europeas Gómez Zafra, acérrimo enemigo del antiguo régimen, también intentaría sacar del tiránico oscurantismo a Bélgica, país que se encuentra en las manos del temible monarca Alberto II. Y ahí de paso a todos los países nórdicos y hasta se le mediría al Reino Unido y España. La ambición libertadora de Gómez no tiene límites. Entre sus sueños también está unir a todos estos países en uno solo, con una misma moneda para todos y todas esas cosas que ya tiene la Unión Europea.

ÚLTIMA HORA: Se confirma ahora que Gómez Zafra en realidad es el segundo colombiano que derroca a la reina Beatriz de Holanda. Iván Mejía ya lo había hecho en el mundial de Francia en 1998 cuando pronunció la apoteósica consigna «ahora escuchemos el himno de la República de Holanda».

Dedicado a Isaac y Sylvia Wüst, residentes de Amstelveen.

Las razones del por qué

Sunday, 19 de June de 2005

Sin más preámbulos, Juglar del Zipa declara libremente que ―a pesar de que su corazón es azul― apoyará a Santa Fe para los siguientes dos partidos del rentado nacional. Esto no significa que haga propio cualquier triunfo cardenal sino que no me disgustará ―como si gana América― y en cambio me alegrará y no me valdrá huevo ―como si ganara Tolima.

A continuación los motivos:

  • Mi mamá decía ser de Santa Fe. Me la estaría montando hoy como nunca… aunque seguramente ni sabría.
  • Nunca he odiado a Santa Fe. Tampoco le tengo envidia. Es el hermano bobo. Y ahora es el hermano bobo que se vuelve más alto que uno.
  • Es de Bogotá. Lugar común, pero pues sí, ¿mucho problema o qué?
  • Ya era hora. Es un poco triste que la mayoría de los hinchas de Santa Fe que conozco nunca lo hayan visto campeonar y pues es triste ver que algunos ya están por morirse, como el Popular, que está bien viejito.
  • Nacional es el rival. Esta es la razón más importante, porque odio a Nacional sobre todas las cosas. Odio todo lo que representa: el mal gusto de su verde con alto índice de azul, la procedencia sociogeográficoeconómica de sus hinchas naturales, la actitud de sus hinchas por adopción, que su imagen sea burdamente manipulada por RCN-Postobón-Ardila-Lülle a su favor, etc.
  • Eso es todo. Fin del comunicado.

    Tardes espectaculares

    Saturday, 18 de June de 2005

    Días como el antier o ayer son para mí un castigo terrible. Camino bajo el sol más bravo y me quemo la cara. Mientras tanto en las emisoras tropicaloides agradecen al creador por la bendición y rinden homenaje a Amón Ra con este estribillo: «¡Está haciendo una tarde espectacular un sol radiante hoy en Bogotá! Calorcito para que comencemos a movernos con este éxito de…».

    Mientras tanto añoro la llovizna que cayó en la madrugada del miércoles y que me arrulló al dormir.

    Sí. Me gusta ver las nubes grises sobre las montañas. Me gusta el frío que hace justo antes de llover y que si se prolonga es cada vez más frío, increíblemente más frío. Pero da tiempo para regresar a la casa a echarse entre la cama y tomarse un café o un chocolate. Incluso en esos días de mucho frío pero en los que al final no llueve, si sale el sol a eso de las cinco de la tarde es la luz más bella que puede verse y la tibieza más decente…

    Pero no, los paganos adoradores del sol prefieren esas temperaturas ridículas, tolerables en otros lugares de la geografía nacional ―en la costa, cerca de los ríos― pero nunca aquí donde el sol atenta contra nuestra epidermis. Bonito sí, que ahora se ven harto las niñas con falda y blusas que muestran el hombro… bonito y ya.

    P.S. Después de la rabonada que le hicieron al Celta, otra vez está en primera. Era natural.