El papa en las últimas

No. Hierba mala nunca muere. La infalibilidad del papa da hasta para esto: infalible ante la pelona. Así seguirá hasta que por fin el establecimiento del Vaticano decida que no sirve y lo envenene, como habrán hecho con los demás papas de la historia.

Deje un comentario